Reumatología

El paciente reumático obtendrá un beneficio mayor si es derivado a un fisioterapeuta que conozca sus características y problemática, ya que la fisioterapia puede ofrecer a este tipo de paciente soluciones a corto y medio plazo como coadyuvante en el manejo del dolor articular y en la prevención de deformidades esqueléticas. Es importante destacar que el dolor crónico y las deformidades sobre la funcionalidad son variables trascendentales para la calidad de vida del enfermo reumático.

Te ayudamos a mejorar tu calidad de vida

Artrosis

La artrosis o enfermedad degenerativa articular, es la más común de las enfermedades articulares. Ocurre con más frecuencia en personas de edad media y ancianos, afectando el cuello, la región lumbar, rodillas, caderas y articulaciones de los dedos. Aproximadamente el 70% de las personas mayores de 70 años muestran evidencia radiológica de la enfermedad, pero sólo desarrollan síntomas la mitad de ellos. La artrosis también puede afectar a articulaciones que han sido previamente dañadas por sobreuso prolongado, infección o una enfermedad reumática previa. Los pacientes con artrosis padecen dolor y deterioro funcional.

artrosis-fisioterapia

La artrosis acontece cuando se degenera el cartílago articular. Las causas de deterioro del cartílago son múltiples. Sabemos que algunos tipos de artrosis son hereditarios, incluida la forma más común que ocasiona deformidad de los nudillos y en la que se ha encontrado una anomalía genética específica. Esta anomalía origina un cambio en uno de los componentes básicos de las proteínas, llamados aminoácidos, que origina un deterioro prematuro del cartílago. Múltiples trabajos de investigación se ocupan de esta anomalía genética, y también de nuevos métodos para estudiar las células, la química y la función del cartílago. Todos estos esfuerzos están produciendo un rápido desarrollo de nuestros conocimientos sobre la artrosis. La artrosis afecta a millones de personas. Virtualmente, todas las personas de más de 75 años tienen, al menos, una articulación afecta. Las mujeres se afectan más frecuentemente, y en los hombres, la enfermedad suele aparecer a edad más temprana.

Además del tratamiento farmacológico, la fisioterapia aporta la educación del paciente, ejercicios para recuperar el movimiento articular e incrementar la fuerza muscular y la capacidad aeróbica y también, la reducción del peso sobre las articulaciones dolorosas y aplicación de calor y frío para mejorar el dolor.

Artritis

artritis-fisioterapia

Es una inflamación de una o más articulaciones que provoca dolor, hinchazón, rigidez y movimiento limitado. Existen más de 100 tipos diferentes de artritis.

La artritis involucra la degradación del cartílago, el cual normalmente protege la articulación, permitiendo el movimiento suave. El cartílago también absorbe el golpe cuando se ejerce presión sobre la articulación, como sucede cuando uno camina. Sin la cantidad usual de cartílago, los huesos se rozan, causando dolor, hinchazón (inflamación) y rigidez.

La inflamación de la articulación se puede presentar por diversas razones (enfermedades autoinmunes, desgaste, infección, fractura etc). El ejercicio para la artritis es necesario para mantener las articulaciones saludables, aliviar la rigidez, reducir el dolor y la fatiga, y mejorar la fortaleza ósea y muscular. El programa de ejercicios se debe diseñar para de manera individual para cada paciente. Con nuestro equipo de fisioterapeutas de MasFisio podrá diseñar un programa individualizado de ejercicios  aeróbicos, estiramientos y de fortalecimiento, que se adaptarán a tus necesidades y estilo de vida.

Fibromalgia

Es un síndrome común por el cual las personas experimentan dolor prolongado en todo el cuerpo y puntos de sensibilidad en las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos. La fibromialgia también está relacionada con fatiga, problemas de sueño, dolores de cabeza, depresión, ansiedad y otros síntomas.

Se desconoce la causa. Hombres y mujeres de cualquier edad pueden sufrir fibromialgia, aunque es más común entre mujeres de 20 a 50 años.   Los pacientes pueden empezar con fisioterapia, ejercicio y métodos para reducir el estrés.

FIBROMALGIA-fisioterapia

La fisioterapia asume un papel importante en esta enfermedad. El tratamiento se lleva a cabo en los momentos de exacerbación de la patología. Las técnicas a emplear son la masoterapia (superficial y lenta), termoterapia (lámparas solares e infrarrojos) e hidroterapia (duchas de agua caliente a presión sobre la zona dolorida).

Aumenta tu calidad de vida
TE AYUDAMOS A PALIAR EL DOLOR Y MEJORAR EL MOVIMIENTO

Pide CitaPide Cita
Renew or change your cookie consent