Fibromialgia y fisioterapia

Fibromialgia y fisioterapia

La fibromialgia es una condición común asociada con dolor y fatiga en las articulaciones y los músculos. Es un síndrome de etiología desconocida que se caracteriza por dolor crónico generalizado, aumento de la sensibilidad a la palpación y síntomas adicionales como sueño alterado, rigidez, fatiga y angustia psicológica. Las personas con fibromialgia sienten dolor generalizado. Los investigadores creen que esto se debe a que la afección influye en la forma en que nuestro sistema nervioso procesa el dolor.
Varios eventos pueden desencadenar fibromialgia. Puede comenzar a desarrollarse después de una cirugía, un trauma o un estrés psicológico importante. Los síntomas pueden no aparecer de una vez y solo acumularse con el tiempo. Como no hay síntomas distintos, la condición puede ser difícil de diagnosticar.
No existe una cura conocida para la fibromialgia, aunque los tratamientos dirigidos a aliviar sus síntomas pueden ayudar a los pacientes a manejar y vivir su vida cotidiana normalmente.
Si bien la medicación se enfoca principalmente en la reducción del dolor, la fisioterapia está dirigida a las consecuencias de la enfermedad, como dolor, fatiga, debilidad muscular y trastornos del sueño y otras consecuencias de la enfermedad. El masaje manual terapéutico, puede reducir la tensión muscular y puede prescribirse como complemento con otras intervenciones terapéuticas.
La fibromialgia siempre debe ser diagnosticada por un personal de la salud. Con este artículo, intentamos resolver algunas dudas acerca de este síndrome y analizar el tratamiento desde la fisioterapia. Recuerda que debes acudir al médico para que te realice un diagnóstico de tu caso.

¿Qué causa la fibromialgia?

Lo difícil de la fibromialgia es que no hay una causa conocida, no es una enfermedad inflamatoria, no es una enfermedad degenerativa y no es una enfermedad autoinmune. Esto dificulta el diagnóstico y el tratamiento.
El inicio de la fibromialgia se ha relacionado con:

  • un evento traumático que causó una lesión física
  • evento estresante / traumático de la vida, como un accidente automovilístico o un duelo
  • enfermedad / enfermedad: enfermedad de aparición repentina o enfermedad crónica (es decir, SII, lupus, artritis reumatoide)
  • alteración del sueño.

Se estima que la fibromialgia afecta aproximadamente al 5% de la población y tiende a ocurrir en las mujeres mucho más que en los hombres.

Síntomas de la fibromialgia

La fibromialgia no pone en peligro la vida, pero impacta negativamente en su bienestar. Esto significa que la vida cotidiana, el trabajo, el estudio y la vida familiar pueden ser desafiantes. Por eso es importante aprender a lidiar y manejar la fibromialgia. Esto es muy importante, ya que puede afectar tu estado de ánimo, el sueño, el pensamiento y la memoria, y las funciones del intestino y la vejiga. No todos se ven afectados en el mismo grado o experimentan todos estos síntomas, por lo que es importante contar con un profesional de la salud que ayude a elaborar un plan de tratamiento específico para cada persona.

Los síntomas de la fibromialgia varían para cada individuo, pero los síntomas más comunes son:

  • Dolor muscular generalizado, rigidez y sensibilidad en los músculos y las articulaciones (vea la imagen de arriba)
  • Fatiga: a menudo desproporcionada al nivel de actividad o cantidad de sueño de la persona
  • Sueño inquieto o despertarse después de un sueño prolongado y sentirse cansado por el resto del día.
  • Ansiedad, depresión, trastornos en la función intestinal.
  • Mala memoria o sensación de “confusión” en el cerebro.

¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?

Los síntomas de la fibromialgia pueden estar asociados con muchas afecciones o enfermedades, lo que dificulta el diagnóstico. El diagnóstico generalmente lo realiza su médico o reumatólogo después de descartar otros diagnósticos. Además de palpar una serie de puntos sensibles alrededor de su cuerpo, su médico puede realizar análisis de sangre, escáneres y radiografías para descartar otras causas de dolor.

¿Puedo ir al fisio si padezco fibromialgia?

Sí, puedes y es uno de los mejores tratamientos complementarios, ya que alivian el dolor y lo mitigan sin usar ningún medicamento. El tratamiento que muestra el mayor beneficio son los ejercicios aeróbicos y de fortalecimiento de ritmo apropiado. Esto es algo en lo que su fisioterapeuta puede ayudarlo, ya que puede desarrollar un programa de manejo del ejercicio para sus necesidades.
En Masfisio te ayudamos a reducir el dolor y la rigidez asociados con la fibromialgia. La fibromialgia es compleja, pero su tratamiento se puede dividir en partes, por lo que puede mejorar la fuerza y movilidad. Además, te ayudamos y aconsejamos sobre cómo realizar tus actividades diarias para prevenir la aparición del dolor.
Los ejercicios de relajación y movilidad también se incorporan a los programas de tratamiento. Estos ejercicios buscan mostrar una postura adecuada, reducir la tensión muscular y mejorar la flexibilidad. Junto con los ejercicios apropiados, también puede mejorar sus hábitos alimenticios y de sueño. Esto se traduce en una mejor salud física y mental.
En MasFisio, nuestros expertos realizarán terapia manual, ejercicios de movilidad y streching, masajes con efecto relajante, e incluso usarán técnicas osteopáticas.
No existe una sola opción de tratamiento para la fibromialgia, pero se ha visto como la fisioterapia ayuda a reducir las consecuencias de la enfermedad. En definitiva, un enfoque multidisciplinario que combine estas terapias en un programa bien equilibrado puede ser la estrategia más prometedora y actualmente se recomienda en el tratamiento de la fibromialgia.

Renew or change your cookie consent