Columna vertebral

La fisioterapia ocupa un papel trascendental en el tratamiento de las afecciones comunes de la columna vertebral.  Tales como: escoliosis, protusiones y hernias discales.

Nos interesamos por nuestros pacientes

Escoliosis – Columna Vertebral

La escoliosis es una desviación de la columna vertebral vista de frente, ocasionando una curva. Esta desviación se acompaña de rotación de los cuerpos vertebrales y de la aparición de una giba. Aproximadamente un 10% de la población presenta una leve asimetría del tronco que puede considerarse una variante de la normalidad. Las curvas de más de 10° son anormales. En los niños en crecimiento pueden progresar ocasionando problemas funcionales y estéticos importantes.

La escoliosis se presenta como una compleja deformidad tridimensional de la columna. Generalmente se clasifica en varios tipos. Congénita (malformaciones en el nacimiento). Neuromuscular (alteraciones neurológicas o musculares que causan pérdida de control por debilidad o parálisis). Y por último, idiopáticas, que son el 80% de los casos, siendo desconocida su causa. Se habla de un agente causal multifactorial. Tienen gran influencia los factores genéticos, así como los posturales, y suelen empeorar en el estirón de la adolescencia.

escoliosis-columnavertebral

Los síntomas más frecuentes a observar son las desigualdades de la musculatura de un lado de la columna vertebral. Otro síntoma es  la importancia de una costilla y/o omóplato (por torsión de la caja torácica). Y por último, hay que fijarse en la desigualdad en las caderas o en la longitud de las piernas.

El pronóstico de la escoliosis depende de la probabilidad de progresión. Por lo general las curvas pequeñas tienen menos riesgo de progresión que las grandes. Las curvas torácicas y las dobles curvas también presentan mayor riesgo de progresión que sólo lumbar o toracolumbar. Y también tienen mayor riesgo de progresión si no se ha alcanzado la madurez ósea.

Fisioterapia y escoliosis

Los métodos que la fisioterapia emplea para el tratamiento de la escoliosis siguen el siguiente concepto. Tratan la escoliosis como resultado de un complejo de asimetrías musculares (especialmente desequilibrios de fuerzas en la espalda). Estas asimetrías, pueden ser al menos parcialmente corregidas por medio de ejercicios específicos.

Existen otras alteraciones de la columna como la CIFOSIS (HIPERCIFOSIS). Enfermedad en la que la columna vertebral se curva y pierde parte de su habilidad para moverse hacia dentro. Debido a ello, causa inclinación en la espalda, dolor y fatiga. El tratamiento fisioterapéutico para esta enfermedad, se basa en ejercicios para fortalecer los músculos abdominales y paravertebrales. Otro caso similar es la HIPERLORDOSIS (aumento de la curvatura). Esta enfermedad puede estar causada por una rotación anterior de la pelvis o de las caderas. Ello causa un aumento anómalo de esta curvatura lumbar.  Y como resultado, un dolor de espalda por debilidad de la musculatura del tronco y del abdomen en concreto.

Todas estas afecciones de la columna vertebral responden al tratamiento fisioterapéutico. Ya sea para su corrección como para paliar su sintomatología y prevenir o evitar evoluciones conflictivas. La salud del paciente y la calidad de vida mejorarán.

Hernias discales – Columna Vertebral

hernisadiscal-fisioterapia-columnavertebral

Las vértebras de la columna vertebral están separadas por discos llenos de sustancia gelatinosa que suministra amortiguación a la columna vertebral. Los discos se pueden herniar o romperse a causa de un traumatismo o esfuerzo, pudiendo quedar comprimidos los nervios raquídeos, ocasionando dolor, entumecimiento o debilidad.

Las regiones que sufren con mayor frecuencia este tipo de afectación son la zona lumbar y cervical, siendo mayor la incidencia en personas de mediana edad y edad avanzada, especialmente en aquellas personas con actividades físicas rigurosas. El LUMBAGO (dolor en la región lumbar) o la CERVICALGIA (dolor en la región cervical) causada por una hernia, produce síntomas muy variables. Puede sentirse como hormigueo leve, dolor sordo, dolor pulsátil o incluso entumecimiento. A veces es tan intenso que se vuelve imposible cualquier movimiento.

Suele irradiarse a la cadera, glúteos, pierna, pantorrilla o incluso hasta el pie en hernias lumbares, pudiendo llegar a una debilidad considerable en el miembro afectado. Las cervicales presentan dolor al movimiento del cuello, alrededor de los omóplatos, dolor irradiado a la parte superior del brazo, antebrazo o incluso hasta los dedos de la mano. El dolor en estas patologías suele comenzar lentamente pudiendo empeorar tras estar mucho tiempo de pie o sentado, por la noche en la cama, al estornudar, toser o reírse, e incluso al inclinarse o caminar largo rato.

Fisioterapia y hernia discal

El tratamiento suele basarse en medicamentos analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares. Pero la fisioterapia tiene mucho protagonimos en el proceso de recuperación en las personas con afectación discal. Los terapeutas les enseñan modificaciones básicas y sencillas en sus actividades de la vida diaria, normas de higiene postural, así como otros tratamientos que alivien el dolor y ejercicios de fortalecimiento muscular. La evolución en estos pacientes suele ser lenta, pero si se sigue un tratamiento adecuado la calidad de vida de cada paciente mejora notablemente. La prevención es muy importante en estos casos ya que se puede evitar o retardar la progresión de la hernia y sus consecuencias mediante prácticas seguras en el trabajo, ejercicios de fortalecimiento, higiene postural y tratamientos para mantener la flexibilidad de la columna vertebral y las piernas, consiguiendo así una buena calidad de vida.

Protrusiones discales – Columna Vertebral

La fisura o protrusión discal es el desgarro de la envuelta fibrosa que recubre el disco intervertebral sin llegar a romperse por completo y sin que el núcleo del disco salga fuera, lo que sería ya una hernia.

protrusion-discal-fisioterapia-columna-vertebral

Esta protrusión se produce porque el disco soporta una presión mayor a la que debe. Ya sea por flexión excesiva de la columna vertebral hacia delante (lo que empuja al disco intervertebral hacia atrás, siendo éste uno de los movimientos más frecuentes diariamente en la mayoría de las personas, lo que hace que las protrusiones y hernias posteriores sean las más habituales). O por cargar pesos importantes, lo que aumenta también la presión sobre el núcleo. También sucede cuando los movimientos de flexo-extensión de espalda son frecuentes, incluso si se hacen sin cargar peso. Por eso es muy importante mantener la musculatura de la espalda potente, así actúa a modo de protección absorbiendo tensiones.

Una protrusión puede provocar una sintomatología similar a la que se da en hernias (descrito anteriormente). Fundamentalmente se siente dolor en el cuello y en zonas altas de la espalda cuando la región afectada es la cervical. Y en la zona de los riñones cuando se ven implicadas las lumbares.

La estimulación de las vías nociceptivas (del dolor) provoca la contracción de la musculatura de la periferia. A veces también dolor irradiado al brazo o a la pierna cuando se llega a comprimir alguna raíz nerviosa.

Los tratamientos conservadores (ya que no siempre está indicada la cirugía ni asegura un resultado óptimo) suelen resolver los síntomas. Habiéndose demostrado además, que retrasar la cirugía, en el caso de que estuviese indicada, no deja secuelas ni supone riesgos. De hecho, la cirugía únicamente ha demostrado ser superior al tratamiento conservador para mejorar más rápidamente el dolor irradiado, pero no otros síntomas.

Fisioterapia y protrusión discal

La fisioterapia ayuda a mantener una calidad de vida óptima. Nos ayuda a no tener tantas limitaciones de movilidad. A la vez, no perdemos tanta fuerza a la hora de realizar cualquier actividad de la vida diaria. Gracias a la fisioterapia, trabajamos la potenciación de la musculatura débil. Además, son efectivos los tratamientos pasivos que trabajan la musculatura que se contractura por el dolor que provoca la protrusión. Gracias a estos tratamientos, desaparecen los dolores (incluso los irradiados). Ya que se libera presión del disco, se aumenta el espacio articular, etc. El objetivo es conseguir una vida normal sin que las protrusiones la limiten.

Ponte en las mejores manos
NUESTRO OBJETIVO ES FORTALECER TU ESPALDA Y EVITAR RECAÍDAS

Pide Cita Pide Cita
Renew or change your cookie consent